Economistas sin Fronteras-eko José Ramón Mariño ZarautzOn-en izango dugu

Datorren astearterako, martxoaren 23rako proposamen berri bat dakarkizugu

Enplegua uberizatzeko aroa

Hizlaria

Economistas sin Fronteras-eko kidea, José Ramón Mariño

José Ramón Mariño. Bere burua, funtsean, ekonomistatzat definitzen du, agronomia ere ikasi duen arren. Bere ohiko lana Arabako Ogasunean egiten du. Bere kezka intelektuala nazioarteko merkataritzaren tratatuetan, nazioarteko fiskalitatean, oinarrizko errenta unibertsalean, kapitalismoarekiko alternatibetan eta industria politika eta eredu produktiboetan oinarritzen da. Akademiko eta ekintzaile honek kezka horiek ATTAC, Econonuestra, Asociación de economía crítica, Euromemorandum eta Tax Justice Network enpresen bidez bideratzen ditu.

Testuingurua

Lan mundua erabat aldatzen ari da, gero eta independenteago, multitareago eta behin behineko bihurtzen ari delarik. Elkarlaneko ekonomiaren paradigmaren aurrean gaude edo, Peter Flemingek deitu duen bezala, enplegua uberizatzeko aroaren aurrean. Jarduera ekonomikoaren funtzioak eta moduak berriro definitzeak onurak dakarzkie erabiltzaileei, baina ondorio kezkagarriak langileei.

Uberizazio terminoak Uber start-up estatubatuarrari egiten dio erreferentzia. 50.000 milioi dolarretan baloratua elkarlaneko ekonomiaren adierazle nagusia bihurtu da. Aplikazio honek harremanetan jartzen ditu hiri barruan ibilbide bat egin behar duten eta ibilgailurik ez duten pertsonak ibilbide bera egiten duten eta ibilgailua eta zerbitzua prezio oso lehiakorrean ematen duten beste batzuekin. Antzeko zerbait gertatzen da Airbnb aplikazioarekin, aldi baterako ostatua behar duten pertsonak eta beren etxeak eskaintzen dituzten beste batzuk konektatzen baititu, edo Sharing Academy plataformarekin, zeinak irakasleak eta ikasleak harremanetan jartzen baititu eskola partikularrak jasotzeko.

Horrela, erabiltzailearen eta hornitzailearen arteko bitartekariak desagertu egiten dira. Ondorioz zerbitzuaren prezioa murrizten da erabiltzailearentzat eta, hornitzaileari bezero gehiagorengana iristeko aukera ematen dio modu erraz eta ez oso garestian. Fenomeno hori gero eta arlo gehiagotan ari da eragiten zerbitzuen munduan, eta pixkanaka-pixkanaka lan-merkatu osoan indarrez sartzen hasi da. Freelance fenomenoaren iraultza bat da, non bezeroek eta hornitzaileek plataforma digital horietan kontratazioak egiteko eta zerbitzuak modu arin eta zuzenean eskaintzeko leku bat aurkitzen duten.

Hala ere, dir-dir egiten duen guztia ez da urrea. Erabiltzailearentzat hain onuragarria den joera horrek ondorio kezkagarriak dakarzkie langileei.

Lehenik eta behin, erronka bat da lan-eskubideen esparruan: gaixotasuna edo desgaitasuna  babesa baztertu egiten da. Formula horrek, non hornitzailea trukagarria baita, ez ditu kontuan hartzen behar diren atsedenaldiak edo oporrak.

Bigarrenik, kalkulatzen da urte gutxiren buruan lan-indarra autonomoen eta autonomo faltsuen ehuneko handi batek osatuko duela. Orain dela urte asko pentsaezinak (eta legez kanpokoak) ziren moduetan ari dira azpikontratatzen lan kualifikatuak. Ryanair bezalako aire-konpainia baten pilotuen % 70 autonomoak dira eta Erresuma Batuan eta AEBetan autoenplegatuen kopurua oso azkar hazi da. Etorkizunean langileriaren hiru laurdenak baldintza horietan lan egingo dutela espero da.

Hirugarrenik, «Askatasun» honek soldata txikiagoak dakartza. Resolution Foundationen 2016ko ikerketa baten arabera, autoenplegatutako langileek 1994an batez besteko langile batek jasotzen zuena baino gutxiago kobratzen dute Ingalaterran. Era berean, autonomoek diru-sarreren% 22 galdu dute 2008tik 2014ra, eta lanean ari diren benetako baldintzen ondorioz ez dute ez baja hartzeko ez oporretarako eskubiderik, eta ezin dute erretiro-pentsiorako dirurik jarri.

Laugarrenik, langileek ez dagozkien kostuak hartzen dituzte beren gain. Adibidez, lana egiteko materiala erostea, softwarea, lanak egiteko joan-etorriak, etab. Muturreko kasua Uber izango litzateke, non langileak («bazkideak») gastu guztiak bere gain hartu behar dituen, jarduteko lizentzia, ibilgailua, konponketak, etab.

Azkenik, trebeenek bakarrik izango dute eskari handia, eta aldaketara egokitzen ez direnak lan-merkatutik kanpo geratuko dira. Prest gaude lan-merkatuaren uberizazioari aurre egiteko?

Leer Más

José Ramón Mariño de Economistas sin Fronteras en ZarautzOn

Tenemos una nueva propuesta para el martes, 23 de marzo

La uberización del trabajo

Ponente

José Ramón Mariño,
Economistas sin Fronteras

José Ramón Mariño
Se define como fundamentalmente Economista, aunque ha estudiado también agronomía. Si bien su trabajo convencional es en la Hacienda alavesa, su preocupación intelectual se centra en los tratados de comercio internacional, la fiscalidad internacional, la renta básica universal, las alternativas al capitalismo y la política industria y modelos productivos. Este académico activista canaliza estas inquietudes a través de ATTAC, Econonuestra, Asociación de economía crítica, Euromemorandum y Tax Justice Network.

Contexto

El mundo del trabajo está cambiando completamente para volverse cada vez más independiente, multitarea y temporal. Estamos ante el paradigma de la economía colaborativa o, como lo ha llamado Peter Fleming, la era de la uberización del empleo. Esta redefinición de las funciones y las formas en las que se produce la actividad económica trae beneficios para los usuarios pero consecuencias preocupantes para los trabajadores.

El término uberización hace referencia a la start-up estadounidense Uber, valorada en 50.000 millones de dólares, que se ha convertido en el máximo exponente de economía colaborativa. Esta aplicación pone en contacto a personas que necesitan hacer un trayecto dentro de la ciudad y no disponen de vehículo con otras que realizan el mismo trayecto y aportan su vehículo y servicio a un precio muy competitivo. Algo similar ocurre con la aplicación Airbnb, que conecta a personas que necesitan un alojamiento temporal y otras que ofrecen sus casas, o la plataforma Sharing Academy, que pone en contacto a profesores con alumnos para recibir clases particulares.

De esta manera, los intermediarios entre el usuario y el proveedor desaparecen, lo que supone una disminución del precio del servicio para el usuario y, por parte del proveedor, la posibilidad de llegar a muchos más clientes de una forma sencilla y poco costosa. Este fenómeno está afectando cada vez más áreas dentro de los servicios y comienza a invadir poco a poco a la totalidad del mercado laboral. Se trata de una revolución del fenómeno freelance, donde clientes y proveedores encuentran en estas plataformas digitales un lugar donde contratar y ofrecer servicios de una manera ágil y directa.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. Esta tendencia tan beneficiosa para el usuario, que dispone de un extenso menú de opciones para elegir el proveedor que más le convenga y al mejor precio, trae preocupantes consecuencias para los trabajadores.

En primer lugar, constituye un reto para los derechos laborales: la protección frente a contingencias como la enfermedad o la discapacidad queda excluida. Esta fórmula, donde el proveedor es perfectamente intercambiable, tampoco tiene en cuenta los períodos necesarios de descanso o vacaciones.

En segundo lugar, se estima que en pocos años la fuerza laboral estará compuesta por un elevado porcentaje de autónomos y falsos autónomos. Vivimos en una época en la que trabajos cualificados están siendo subcontratados de formas que eran impensables (e ilegales) no hace tantos años. Hay compañías aéreas como Ryanair cuyos pilotos son en un 70% autónomos, un ejemplo extremo de falsos autónomos, y en países como Reino Unido y EEUU el número de autoempleados ha crecido muy rápidamente, y se estima que la fuerza laboral estará compuesta en sus tres cuartas partes por personas que trabajarán en estas condiciones.

En tercer lugar, toda esta “libertad” a la hora de trabajar trae como consecuencia sueldos más bajos. Según un estudio de 2016 de la Resolution Foundation, los trabajadores autoempleados cobran menos en la Inglaterra de ese año que lo que un trabajador medio percibía en 1994. Igualmente, los autónomos han perdido un 22% de sus ingresos desde 2008 hasta 2014, y las condiciones reales en las que desempeñan su trabajo provocan que no tengan ni derecho a baja ni a vacaciones y no puedan contribuir a su pensión.

En cuarto lugar, los trabajadores asumen costos que no les competen. Por ejemplo, adquisición de material con el que realizar el trabajo, software, desplazamientos para realizar las tareas, etc. El caso extremo sería Uber, donde el empleado (“socio”) debe asumir todos los gastos, desde la licencia para operar hasta el del mismo vehículo, sus reparaciones, etc.

Finalmente, sólo los más habilidosos tendrán una alta demanda y quienes no se adapten al cambio quedaran afuera del mercado laboral. ¿Estamos preparados para afrontar la uberización del mercado laboral?

Leer Más

El impacto de la pandemia en el consumo y la energía

Martes, 16 de marzo a las 19.00, en nuestras habituales salas virtuales

Hoy ya sabemos que el coronavirus ha provocado una crisis sanitaria, económica y política que está modificando la mayor parte de nuestros hábitos y comportamientos.

La preocupación por la pandemia convulsiona la escala de valores sociales. El 42% de los españoles cree que renunciar a los vuelos es la alternativa más asumible para mitigar el cambio climático; mucho más que no poder disfrutar de las plataformas de vídeo en Streaming (18%), dejar de comer carne (15%), no usar el coche (14%) o no comprar ropa nueva (12%).

El hastío y aburrimiento colectivo está determinando nuestras compras y productividad. Al restringir los compromisos sociales, las actividades recreativas y los viajes, la pandemia ha obligado a muchas personas a vivir una vida más tranquila, sin las distracciones que solían tener para la monotonía de la vida cotidiana. El resultado es una sensación colectiva de hastío que está determinando qué hacemos y compramos. Incluso han surgido nuevos perfiles de consumidores como el “resistente”, “asustado”, “empoderado”, “expectante” o “shockeado” por todas las medidas restrictivas y cambiantes que están aplicando los diferentes gobiernos en todos los países del mundo.

Y tenemos por lo menos diez indicadores que muestran que aún estamos lejos de superar la crisis Covid: el PIB, Autónomos y Empresas, los ERTE, el Turismo son sólo algunos de ellos.

Bittor Oroz, Viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria.

Para ayudarnos a entender algo de esto tendremos con nosotros al ataundarra Bittor Oroz Izagirre, Ingeniero Agrónomo por la Universidad Pública de Navarra desde 1995. Profesor de la Universidad Pública de navarra durante 7 años. Alcalde de Ataun y Miembro de la comisión ejecutiva de EUDEL. Muy comprometido en el mundo escolar, miembro de la comisión interinstitucional de cooperación al desarrollo y Miembro del consejo asesor para la protección de la naturaleza (Naturzaintza) También ha sido presidente de la comisión de municipios rurales de EUDEL. Actualmente es el Viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria.

Enlaces directos para visionar el evento:

  1. Opción —> Youtube: https://youtu.be/bDK9d2KNMPs
  2. Opción —> NireStream: https://zarautzon.nirestream.com/pandemiaren-eragina-kontsumoan-eta-energian-el-impacto-de-la-pandemia-en-el-consumo-y-la-energia-zar

Leer Más